lunes, 29 de octubre de 2007

INFORMACIÓN... sobre la reunión del 28 de Octubre.

El Domingo 28 de octubre, a las 11.00 horas, tuvimos la reunión prevista. En ella abordamos tanto una evaluación y comentarios sobre la celebración del Triduo 2007 (sobre todo de cara a ideas para el próximo año), y comenzar a pensar en las actividades del resto del curso.

Hemos pensado dos acciones a corto plazo:

1.- Celebración del Adviento 2007: ofrecernos a la Parroquia para en el Primer Domingo de Adviento poder organizar en todas las misas algún gesto celebrativo por los 275 años de la Congregación. El domingo 18 de noviembre, a las 10.30, hemos quedado para preparar esto si la Comunidad Redentorista lo incorpora a la programación del Adviento.

2.- Formación: hemos previsto poder organizar una tarde en torno a un tema que consideramos pueda ser de interés para todos. Ante los nuevos contextos que nos tocan vivir como creyentes, ¿es la santidad una respuesta válida para asumirla en nuestro proyecto personal? ¿en qué se traduce eso hoy? Todo ello alimentado desde el carisma redentorista que iluminó y orientó la vida de San Gerardo.

Si no pudiste venir, pero quieres participar... ¡mándanos tus aportaciones e ideas a nuestra dirección amigosdesangerardo@gmail.com. ¡¡Gracias!!

miércoles, 17 de octubre de 2007

16 de Octubre, San Gerardo Mª Mayela: Agua fresca y abundante para el mundo

Día 16 de octubre, hace 252 años que Gerardo dejó este mundo para disfrutar de la eterna presencia del Padre.

Desde entonces su memoria y recuerdo se suceden por todo el mundo en este día.

También en nuestra Parroquia del barrio de Aluche de Madrid hemos celebrado su fiesta.

Ha sido una celebración preciosa, junto a la comunidad de misioneros redentoristas, toda la comunidad parroquial ha sido misionera y ha enviado a sus agentes pastorales.

El famoso pozo ha seguido dando mucha agua. Agua fresca y abundante como la redención que Gerardo anunció a los más pobres y necesitados de Dios. Agua fresca y abundante que los catequistas y demás animadores parroquiales tendrán que distribuir y dar de beber como buenos samaritanos a todas aquellas personas a las que en este curso van a anunciarles el Evangelio. Agua fresca y abundante como la que Jesús ofreció a la Samaritana. Agua fresca y abundante que quiere calmar la sed de Dios que vive nuestra sociedad.

video

Como ya os anunciamos, ayer se cantó el himno al santo patrón. Hoy las novedades han ido en aumento y el variado coro se ha atrevido a cantarlo solemnemente acompañado del nuevo órgano adquirido por la parroquia.

Pero aún la fiesta no había finalizado. Después de la celebración de la eucaristía, un nutrido número de fieles y amigos todos de San Gerardo, pasamos al salón parroquial conocido como "sálón de ancianos", donde pudimos disfrutar de la segunda racción de la exquisita chocolatada que los "Amigos de San Gerardo" preparamos para festejar estos días de gozo y alegría.

Dicen que San Gerardo multiplicaba la despensa de los conventos por donde pasaba y los alimentos los repartía a los pobres. Algo parecido debió de suceder con el chocolate, pues después que todo lo consumido en la fiesta del domingo aún siguió quedando para este gran día. Pena que hoy ya no hubiese ningún otro jamonzuelo para rifar entre los simpáticos participantes.


Desde este blog, los "Amigos de San Gerardo" queremos agradecer a todos los que habeis participado y colaborado de diferentes maneras en la celebración de estas sencillas pero fraternales fiestas parroquiales.

También os animamos a participar activamente en este blog con vuestros comentarios, sugerencias, oraciones, peticiones, noticias de nuevos nacimientos... y todo aquello que os parezca digno de compartir y de encomendar a San Gerardo.

Y esperamos que el próximo año las fiestas sigan en aumento y todos nos sintamos orgullosos de la parroquia y de nuestro querido San Gerardo, que aunque joven, "feillo", y "debilucho", era un loco enamorado de Dios.

Que San Gerardo nos proteja y acompañe en nuestro caminar..... ¡VIVA SAN GERARDO!!!!!!

martes, 16 de octubre de 2007

HIMNO a SAN GERARDO Mª MAYELA, Misionero Redentorista


El triduo llegó a su segundo día, y en él, el P. Antonio profundizó en el pozo de San Gerardo, como icono de nuestra vida interior y espiritual, invitándonos a la oración y a la relación honda y profunda con Dios.


También hemos encomendado hoy a las mujeres embarazadas, en cuyo interior comienza a brotar nueva vida. Especialmente se ha pedido por las mujeres que desean realizar su vocación a la maternidad, pero encuentran dificultades para poder ser madres.


Como novedad, y tras varios días de intentos, ayer sonó el himno a San Gerardo, gracias a las melódicas voces parroquiales que formaban el coro, compuesto para la ocasión por miembros de los diferentes coros de las misas dominicales y bajo la dirección del recién llegado Estudiante Redentorista, Damián Mª.
HIMNO A SAN GERARDO Mª MAYELA
misionero redentorista
Es Gerardo
sublime modelo de heroica virtud;
su piedad, sus amores,
su celo serán nuestra luz;
luz que alumbra al mortal
de la altura el recto camino,
e inflama las almas
en santa locura,
en fuego divino
de amor a la Cruz



Presentación de los niños



CLAUDIA, PABLO, MARISOL, CAROLINA, RAMIRO, CAMINO, JUSTIN, ALISON, ZAIRA, JUDIT Y BEATRIZ, han sido presentados ante San Gerardo para pedir su especial protección. En la celebración del primer día del Triduo y ante toda la comunidad parroquial hemos orado y pedido por los más pequeños, por los más desprotegidos y más cuidados requieren.

Pedimos a San Gerardo que interceda en la defensa de la vida, en especial en los comienzos de la misma.

¡¡ FELIZ DÍA DE SAN GERARDO !!

A todos, ¡¡ FELIZ DIA DE SAN GERARDO !!

Que el ejemplo de Gerardo, titular de nuestra parroquia, nos enseñe a encontrar hoy el modo de ser misioneros y testigos de Jesús en nuestra realidad diaria.

Que la vida de oración de Gerardo nos recuerde que siempre podemos encontrar un minuto para lo que consideramos realmente importante.

Que la sencillez de Gerardo nos ayude a vivir nuestra amistad de forma sincera y fraterna.

¡FELICIDADES A TODOS!

domingo, 14 de octubre de 2007

Tríptico 1





Os invitamos a echar un vistazo al tríptico informativo de San Gerardo, en el barrio de Aluche.
Si quieres recibir más información o estás interesado en formar parte del grupo "Amigos de San Gerardo", no dudes en ponerte en contacto con nosotros.


viernes, 5 de octubre de 2007

CARTEL FIESTA 2007





"Dios no nos ha dado un espíritu cobarde,
sino un espíritu de energía, amor y buen juicio.


No te avergüences de dar
testimonio de Jesús"
(2 Tm 1, 6-8)


lunes, 1 de octubre de 2007

ORACIÓN A SAN GERARDO


Oh Jesús, Redentor nuestro, te adoramos y te bendecimos
por tu gran amor. Te damos gracias por la vida de
San Gerardo Mayela. A través de su intercesión,
hoy sigues bendiciendo a nuestra comunidad.

Infunde en nosotros el espíritu que movió a San Gerardo.
Que su amor a ti, su fe y su esperanza también
sean las fuerzas que nos muevan a nosotros.
Haznos sensibles a tu presencia para que también nosotros
sepamos descubrirte en las personas más humildes y sencillas.
Que procuremos, como él, buscar y hacer tu voluntad,
aún cuando esto nos pueda traer dificultades.

Bendice Padre, Tú que eres el Dios de la Vida,
a nuestras familias. Colma de bendiciones, a través de
San Gerardo, a todos los niños, a los jóvenes
y a todas las mujeres que están por traer vida al mundo.
Que, como San Gerardo, también nosotros sepamos
amar y defender la vida. Que en cada persona descubramos
un ser sagrado, en quien Tú te nos manifiestas.

Danos, Señor, la gracia de querer ser santos.
Te lo pedimos por la intercesión de San Gerardo.
Tú que vives y reinas por los siglos
de los siglos. Amén.

Gerardo, santo del pueblo


Gerardo nace en 1726 en Muro, pequeña ciudad del Sur de Italia. Tiene la suerte de tener por madre a Benedecta que le enseñará el inmenso e ilimitado amor de Dios. Se siente feliz porque siente estar cerca de Dios. Gerardo tiene solamente doce años cuando, al morir su padre, se convierte en el único sostén de la familia. Se hace aprendiz de sastre. Tras cuatro años de aprendizaje, justo cuando estaba capacitado para abrir una sastrería propia, dice que quiere entrar al servicio del Obispo local de Lacedonia.

Ya desde entonces Gerardo pasaría horas enteras junto a Jesús en el Santísimo Sacramento, que es el sacramento de su Señor crucificado y resucitado.En 1745, a la edad de 19 años, vuelve a Muro estableciéndose como sastre. Su negocio prospera pero es poco el dinero que recauda. Regala prácticamente casi todo lo que tiene. Pone aparte lo que necesita su madre y sus hermanas y el resto lo da a los pobres, o bien como ofrenda para misas. Se trata de un constante crecimiento en el amor de Dios.

Durante la Cuaresma de 1747 decide asemejarse lo más posible a Cristo. Quiere servir totalmente a Dios y pide ser admitido por los Frailes Capuchinos, pero su petición es denegada. A los veintiún años intenta hacerse ermitaño.

Con los Redentoristas

En 1749 los Redentoristas llegan a Muro. Los misioneros son quince y se instalan en las tres parroquias de la ciudad. Gerardo sigue la misión con todo detalle y decide que ésta es la vida que anhela. Pide ser admitido como miembro del grupo pero el Superior, Padre Cafaro, lo rechaza a causa de su salud enfermiza. Tanto importuna Gerardo a los misioneros que, cuando éstos están a punto de marcharse de la ciudad, el Padre Cafaro aconseja a su familia que lo encierren en su habitación.Con una estratagema que, en adelante, seguirá encontrando un eco especial en el corazón de los jóvenes, Gerardo anuda las sábanas de la cama y se descuelga por la ventana para seguir al grupo de misioneros. Deja una nota en su casa "No os preocupéis, voy a hacerme Santo". Corre cerca de 18 kms. antes de alcanzarlos. "Llévenme con ustedes, denme una oportunidad; en fin, me echan a la calle si no valgo" dice Gerardo.

Ante tanta insistencia, al Padre Cafaro no le queda otra salida que darle al menos una oportunidad. Envía a Gerardo a la comunidad Redentorista de Deliceto con una carta en que dice: "Les mando a otro hermano, que será inútil para el trabajo…"Gerardo se enamora total y absolutamente de la forma de vida que Alfonso, el fundador de los Redentoristas, ha previsto para los miembros de su congregación.

Hace su primera profesión el 16 de julio de 1752, y el hecho de que se trate del día en que se celebra el Santísimo Redentor además de ser la festividad de Nuestra Señora del Monte Carmelo le llena de felicidad. Desde aquel día, a excepción de alguna breve visita a Nápoles y del tiempo pasado en Caposele donde morirá, la vida de Gerardo se desarrollará en la comunidad Redentorista de Iliceto.

La etiqueta de "inútil" no le durará mucho. Gerardo es un trabajador excelente y en los años siguientes llega a ser jardinero, sacristán, sastre, portero, cocinero, carpintero y albañil en las reformas de Caposele. Aprende rápidamente: visita el taller de un grabador de madera y será bien pronto capaz de hacer crucifijos. Para la comunidad se convierte en un tesoro y, además, con la sola ambición de hacer siempre y en todo la voluntad de Dios.

En 1754, su director espiritual le pide que escriba en una cuartilla lo que desea por encima de cualquier otra cosa. Escribe: "Amar mucho a Dios; estar siempre unido a Dios; hacerlo todo por Dios; amar a todos por Dios; lo único que cuenta es hacer la voluntad de Dios".

La verdadera santidad viene siempre probada por la cruz.

En 1754, Gerardo tiene que pasar por una gran prueba, una prueba que, con solo ella, le hubiera hecho acreedor al poder especial de ayudar a las madres y a sus hijos. Entre sus obras de apostolado está la de alentar y ayudar a las chicas que quieren entrar en el convento. A menudo se hace incluso cargo de la dote prescrita cuando, de otra forma, una chica pobre no podría ser admitida en una orden religiosa.

Neria Caggiano es una de estas chicas a las que ayuda Gerardo. Pero coge aversión al convento y después de tres semanas vuelve a casa. Para explicar su actitud, Neria empieza a inventarse falsedades y a hacerlas circular acerca de la vida de las monjas; pero cuando la buena gente no se cree tales historias sobre un convento recomendado por Gerardo, decide salvar su propia reputación destruyendo el buen nombre de su bienhechor. En una carta que dirige a S. Alfonso, superior de Gerardo, le acusa a éste de pecados de impureza con la joven, hija de una familia en cuya casa Gerardo se hospeda con frecuencia durante sus itinerarios misioneros.

Gerardo es llamado por S. Alfonso para que responda a tal acusación. En lugar de defenderse, Gerardo permanece en silencio, siguiendo el ejemplo de su divino Maestro. Ante su silencio, S. Alfonso no puede hacer otra cosa que imponer una severa penitencia al joven religioso. Se le prohíbe a Gerardo el privilegio de comulgar y se le prohíbe también todo contacto con el exterior. Para Gerardo no es fácil renunciar a su celo en favor de las almas, pero esto no es nada comparado con el hecho de que se le haya privado de la Santa Comunión. Sufre tanto que pide ser relevado del privilegio de ayudar a misa.

Poco tiempo después, Neria enferma gravemente y escribe una carta a S. Alfonso confesando que sus acusaciones contra Gerardo eran falsas, fruto de su pura invención y una auténtica calumnia. San Alfonso se siente lleno de felicidad al saber que su hijo era inocente. Pero Gerardo, que no se ha dejado abatir durante el tiempo de la tribulación, tampoco salta de gozo ahora ni siquiera cuando llega la hora de su justificación. En ambos casos siente que se ha cumplido la voluntad de Dios y eso le basta.





Obrador de milagros

Pocos santos son recordados por tantos milagros como los que se le atribuyen a S. Gerardo.

El proceso de su beatificación y canonización revela que hizo cantidad de milagros, de todo género y tipo.A menudo cae en éxtasis cuando medita sobre Dios y su santa voluntad. Diversos testimonios auténticos revelan que, en más de una ocasión, se le vio y se pudo hablar con él en dos sitios distintos al mismo tiempo.

La mayoría de sus milagros se producen para ayudar a los demás. Hechos extraordinarios como los que ahora referimos se convierten en algo normal cuando uno ojea su vida. Restituye la vida a un chico que se había caído desde una empinada roca; bendice la escasa cosecha de trigo de una familia pobre y les llegará hasta la próxima siega; en varias ocasiones multiplica el pan que está distribuyendo a los pobres. Un día camina sobre las borrascosas aguas para conducir un barco lleno de pescadores y llevarlo a puerto seguro. Muchas veces Gerardo desvela a la gente sus pecados ocultos y que se han avergonzado de confesar, haciendo que se arrepientan y hagan penitencia tras recibir el perdón.

También su milagroso apostolado en favor de las madres da comienzo aún en vida del santo. Un día, cuando está a punto de dejar la casa de sus amigos, la familia Pirofalo, una de las hijas le advierte que ha olvidado en casa su pañuelo. En un instante de percepción profética, Gerardo dice: "Guárdalo. Un día te será útil". El pañuelo es conservado como un precioso recuerdo de Gerardo. Años más tarde, la chica a la que había dejado el pañuelo se encuentra en peligro de muerte durante el parto. Se acuerda de las palabras de Gerardo y pide el pañuelo. Casi enseguida sale de peligro y da a luz a un perfecto niño. En otra ocasión, una madre pide las oraciones de Gerardo porque está en peligro junto al niño que lleva en su seno. Ambos saldrán sanos y salvos del trance.

De salud enfermiza, era evidente que Gerardo no podía vivir largo tiempo...

En 1755 le viene una violenta hemorragia junto con disentería y la muerte puede sobrevenirle en cualquier momento. Todavía, sin embargo, tiene que enseñar una gran lección sobre el poder de la obediencia. Su director espiritual le pide que se restablezca si tal es la voluntad de Dios; inmediatamente desaparece su enfermedad y abandona el lecho para unirse a la comunidad.

Sabe, sin embargo, que esta mejoría es sólo temporal y que le resta poco tiempo de vida, solo algo más de un mes. Al poco tiempo debe volver al lecho y empieza a prepararse para la muerte. Se entrega totalmente a la voluntad de Dios. Sobre su puerta pone el siguiente letrero: "Aquí se hace la voluntad de Dios, como Dios quiere y hasta cuando Él quiera". A menudo se le oye decir la siguiente plegaria: "Dios mío, deseo morir para hacer tu santa voluntad". Poco antes de la medianoche del 15 de octubre de 1755, su alma inocente vuela al Cielo.

Cuando muere Gerardo, el hermano sacristán, todo excitado, toca la campana a fiesta en lugar de hacerlo con el tañido de difuntos. Se cuentan por millares los que se acercan para pasar ante el ataúd de "su santo" y para llevarse un último recuerdo del que tantas veces les ha socorrido. Tras su muerte, se producen milagros en casi toda Italia, todos atribuidos a la intercesión de Gerardo.

En 1893, el Papa León XIII lo beatifica y el 11 de diciembre de 1904 el Papa Pío X lo canoniza proclamándolo santo de la Iglesia Católica.

El Santo de las madres

Debido a los milagros que Dios ha obrado por intercesión de Gerardo en favor de las madres, las mamás de Italia pusieron gran empeño en que se nombrara a S. Gerardo su patrón.

En el proceso de su beatificación se asegura que Gerardo era conocido como "el santo de los partos felices".Millares de madres han podido experimentar el poder de S. Gerardo a través de la "Cofradía de S. Gerardo". Muchos hospitales dedican su departamento de maternidad al santo y distribuyen entre sus pacientes medallas e imágenes de san Gerardo con su correspondiente oración. A millares de niños se les ha impuesto el nombre de Gerardo por padres convencidos de que, gracias a la intercesión del santo, sus hijos han nacido bien. Hasta a las niñas se les impone su nombre, por lo que es interesante constatar cómo el nombre de "Gerardo" se ha transformado en Gerarda, Geralina, Gerardina, Geriana y Gerardita

Bienvenidos al blog de los Amigos de San Gerardo

Bievenidos todos:

Querremos invitarte a participar en este blog de los Amigos de San Gerardo que nace con el único objetivo de servir de medio de encuentro, relfexión, debate y encuentro para todos aquellos que entendemos que la evangelización es misión de todos y que modelos como el de San Gerardo iluminan esta bonita tarea que sentimos y creemos.

Un abrazo
Grupo de Amigos de San Gerardo.