miércoles, 9 de mayo de 2012

ORDENACIÓN DE DIACONOS DE VICTOR y DAMIAN EL PASADO 1 DE MAYO EN VALENCIA

Fue en Nazaret (Valencia). El día 1 de mayo, festividad de San José Obrero. Una fiesta. La “fiesta del servicio” celebrada en la ordenación diaconal de Damián y Víctor de manos de D. Carlos, arzobispo deValencia. Unas trescientas personas de Granada, Madrid y Valencia nos juntamos para acompañarlos y celebrar juntos la alegría de ser misioneros de la sobreabundante Redención llamados a amar y servir.

La celebración comenzó a las 12'30. Era la primera vez que D. Carlos venía al barrio de Nazaret. La gente le recibió con mucho cariño y expectación. La Eucaristía fue solemne. El coro cantó y nos hizo cantar de manera muy hermosa. Numerosos sacerdotes diocesanos y religiosos concelebraron. Un buen grupo de laicos redentoristas se hicieron presentes además de la comunidad de Oblatas de Valencia y otras religiosas que trabajan en el barrio. El Templo estaba muy bien adornado gracias a la gente de la parroquia que días antes estuvo preparándolo todo con mucho detalle.image

Después de la celebración compartimos la comida en el colegio que tienen las Religiosas del Sagrado Corazón en la zona de La Punta (junto a Nazaret). Les agradecemos mucho que nos dejaran utilizar sus locales. La víspera tuvimos una vigilia de oración en la parroquia. Oramos por Víctor y Damián para que el Señor infunda en ellos su espíritu de servicio y entrega a los demás, sin reservas.

La comunidad que vivimos en Valencia nos sentimos muy felices de haber podido acoger a familias, compañeros, amigos, y así poder expresar y celebrar una vez más que somos “familia redentorista”. image

Ha sido una buenísima ocasión para que algunos redentoristas conocieran esta nueva presencia nuestra en Valencia. También para que gente del barrio y de la parroquia nos fuesen conociendo mejor a nuestra familia redentorista. El ambiente fue precioso, sencillo, popular, familiar. Hizo un día estupendo. Vivimos de nuevo la experiencia de ser familia, de ser misioneros y de sentirnos llamados a servir, especialmente, a los más abandonados, al estilo de San Alfonso.

Manolo Matute, CSsR

1 comentario:

cuongthao dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.